Cómo hacer que un no suene a sí

Negativa

A todos nos cuesta decir “no”. El “no” suena a egoísmo, a rechazo. Resulta casi imposible contestar “no” si alguien nos pide ayuda.  Pero, y si conseguimos transformar ese “no”: ¿cómo hacer que un no suene a sí?

Típica situación por la que todos hemos pasado: estamos hasta arriba de trabajo, pero llega alguien, y nos pide que le ayudemos. ¡La hemos fastidiado! ¿Por qué? Porque nos sentimos obligados a aceptar. 

Preferimos mil veces hacer malabarismos con nuestro millón de temas pendientes que negarnos a echar una mano a un compañero. Incluso si no nos queda tiempo para nosotros. Incluso si quien te lo pide es el jeta más jeta de la oficina.

Y le dices que sí, a sabiendas de que se está aprovechando de ti. De hecho, lo hace muy a menudo, muy muy a menudo (de ahí lo de jeta 😉)

Pero es que eres incapaz de decir no.

Y ahí estás tú, despotricando sí, pero haciendo tu trabajo y el suyo.

Por eso esto de cómo hacer que un no suene a sí va contigo. Lo necesitas.

Preferimos mil veces hacer malabarismos con nuestro millón de temas pendientes que negarnos a echar una mano a un compañero.

Bomba

  • Sé simple: No te enrolles ni des explicaciones, sé claro y directo.

“Lo siento mucho, no puedo ayudarte en este momento. Tal vez mañana podría tener tiempo para ti

Con esto último estamos demostrando nuestra buena intención, pero ya le hemos dicho que no. Eso sí, en cuanto lo digas ¡sal corriendo! Porque insistirá, ya lo verás.
  • Sé asertivo: Muestra tu comprensión y cierra con un mensaje positivo.

Entiendo que necesitas mi ayuda, pero ahora me resulta imposible. Tengo un montón de trabajo acumulado que no puedoaplazar bajo ningún concepto. Siento no poder ayudarte esta vez, pero me encanta que cuentes conmigo cuando necesitas ayuda

Has sido firme, pero al mismo tiempo comprensivo, y dejas la puerta abierta para que recurra a ti, si lo necesita, en otra ocasión.
  • Compra tiempo: Esto es un aplazamiento, más que cómo hacer que un NO suene a SI, pero en ocasiones es igualmente válido.

“Voy a revisar cómo tenemos todo, para ver si puedo sacar algo de tiempo, y te digo algo”

Ojo: en estos casos tienes que responder, no lo dejes así. Pero has ganado tiempo y, sobre todo, si finalmente dices que no, estará más que justificado. Y lo mejor: no te sentirás mal por ello.

Ahora la pelota está en su tejado. ¡Reza para que no se escaquee!

Yeah!

  • Hazte el gallego: Responder con una pregunta puede ayudarte mucho.

– “¡Vaya! Ahora mismo no puedo, lo siento, pero ¿por qué necesitas mi ayuda si en la reunión de hoy dijiste que tenías todo controlado?”

Con esto pones en evidencia a la otra persona, y se batirá en retirada antes de admitir que ha mentido.
  • Propón una alternativa: Es una forma genial de sacarte de encima el marrón.

– “Verás, ahora no puedo, pero ¿qué tal si haces lo que comentamos el otro día?”

Elegante, quedas bien y le has aportado una solución válida para que solucione, él solito, su problema.
  • Devuélvele la pelota: El te pide, tú le pides. Esta te gusta ¿verdad?

– “Ya sabes que tengo que acabar el proyecto en una semana, así que no podré ayudarte. De hecho, me viene genial que estés aquí. Te iba a llamar porque tengo que pasarte algunas tareas que necesitamos que hagas, para llegar a tiempo”

Ahora la pelota está en su tejado. ¡Reza para que no se escaquee!

Ponlo en la senda correcta para que se busque la vida.

Kaboom

  • Pásale el muerto a otro: Sé que no parece de muy buen compañero, pero ¿para qué te vas a meter en algo que otra persona hace mejor que tú?

– “Me encantaría ayudarte, pero la verdad es que no tengo ni idea de ese tema. Creo que es María la que se encarga de eso”

Eso sí, avisa a María de la se le viene encima. Así podrá prepararse para decirle lo que tenga que decirle. Y tal vez explicarle a María cómo hacer que un no suene a sí, ahora que te está convirtiendo en un experto en la materia 😂
  • Haz de puente: Así es probable que mates dos pájaros de un tiro.

– “María está trabajando también en este tema, así que es mucho mejor que los dos lo hagáis juntos”

Así conectas a una persona que necesita algo, con otra que lo puede ayudar, quien a su vez se beneficia de ese contacto.
  • La unión hace la fuerza: Si hay varias personas que necesitan el mismo tipo de ayuda, lo mejor es reunirlas.

– “María me ha pedido lo mismo, así que vamos a llamarla y lo solucionamos entre todos”

Las reuniones efectivas ayudan a sacar proyectos adelante.

Esto no dejan de ser algunos ejemplos que te pueden ayudar en un momento determinado.

You win

  • Ponlo en la dirección correcta: Dale referencias para que pueda buscar información que pueda serle de utilidad para solucionar lo que tiene entre manos.

– “No estoy calificado para hacer lo que me pides, pero aquí puedes encontrar algo”

En otras palabras, ponlo en la senda correcta para que se busque la vida.
  • Mándalo al jefe: Si es tan importante, que mejor que enviarlo directamente al jefe, ¿no crees?

– “¡Qué casualidad! Hace un momento el jefe me estaba preguntando cómo tenías este tema. Mejor háblalo directamente con él y así ya lo pones al día”

Efectivo y sin posibilidad de réplica, porque ¿quién va a negarse a hablar con el jefe si él lo pide?
  • El poder del silencio: Tómate tu tiempo antes de responder. A la mayoría de la gente le molestan tanto que se lanzan a hablar antes de que tú hayas abierto la boca.

– “María, necesito que me ayudes con este tema”

– …

– …

– …

– “Bueno, tal vez ahora no sea un buen momento. Ya volveré”

En este caso puede ayudar que levantes la mano pidiéndole un minuto. Eso reforzará tu actuación.

Podemos entrenar juntos estas y algunas estrategias más (no pensarías que os iba a contar aquí todos mis trucos, ¿verdad?).

Como ves hay un montón de posibilidades.  Esto no dejan de ser algunos ejemplos que te pueden ayudar en un momento determinado.

Lo esencial es que veas que se puede, y que aprendas cómo hacer que un no suene a sí para que, con tus propias palabras, consigas hacerlo.

Pero lo más importante, como muy bien dice siempre Victor Küppers, es la actitud. De ti depende que superes el miedo al no.

Si necesitas ayuda: siempre estoy aquí. Podemos entrenar juntos estas y algunas estrategias más (no pensarías que os iba a contar aquí todos mis trucos, ¿verdad?).

Dejar un comentario

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *