Fíate del traidor

Traidor

Sé que quieres pensar bien de todo el mundo, pero es inevitable que en algún momento de tu vida te encuentres con compañeros malos. Y eso por decirlo de una manera suave. ¿Qué hacer en estos casos? Fácil: fíate del traidor.

Si, no estoy loca, o no demasiado al menos 😂.

Y sí, fíate del traidor. ¿Por qué? Porque nunca falla: su naturaleza sale a la luz y nunca decepciona.

Hace siempre lo que esperamos de él.

¿Y qué es? Pues el mal, por supuesto, por eso es un traidor.

Zancadillas, puñaladas, mentiras, usurpaciones, apropiaciones indebidas… La lista del mal puede ser infinita.

Aunque tal vez esto es demasiado simple: un traidor no solo es alguien malo. Es alguien que hace el mal con un propósito: su propio beneficio. Y no tiene ningún escrúpulo por pisar a quien se interponga en su camino.

Pero tenemos una cosa muy importante a nuestro favor que nos debería ayudar: lo hemos detectado.

¿O no?

¿Cómo detectamos a un traidor?

Suelen caer por su propio peso, ¡no pueden resistirse a hacer el mal! Pero algunos pueden ser muy sibilinos, así que, he pensado que algunas pistas te podrían ayudar a delatarlos.

Un traidor no solo es alguien malo. Es alguien que hace el mal con un propósito: su propio beneficio.

Traidor

Aquí tienes los perfiles más comunes de un posible traidor.

El Prota.

Necesita brillar a toda costa, ser siempre el protagonista de todo. Y ya ni te cuento cómo actúa delante del jefe: un Oscar© es poco para su actuación estelar. ¡Empieza a temblar Robert de Niro!

De hecho, no sé cómo lo consigue, pero en las comidas de empresa siempre, siempre, siempre, acaba sentado al lado de los jefes. ¿Cómo lo hará?

⚠️ SEÑALES:

No puede resistirse a quedar por encima así que interrumpe continuamente en las reuniones y necesita ser el que diga la última palabra. Eso sí, nunca son palabras de aliento, sino para denigrar, sutilmente claro, a quien crea que podría hacerle sombra.

🗣  “En mi departamento, esto no pasa”

🗣  “Aunque está bien lo que dices, no tiene ninguna relación y nos estamos desviando de lo realmente importante” 

La Serpiente.

Es el venenoso, el que predispone a todos contra todos. Sigue el principio “divide y vencerás”. Y lo consigue, vaya si lo consigue. Pero sólo lo hará si le dejas.

⚠️ SEÑALES:

Se hace el cómplice, contándote, en confidencia, aspectos negativos que otros piensan sobre ti:

🗣  “El jefe cree que eres poco proactivo”

🗣  “Cómo se nota que X te tiene envidia”

El “Antoñita la Fantástica”.

Se olvida de lo que quiere y se inventa una realidad paralela. La duda con él siempre es la misma: ¿se cree sus propias historias?

⚠️ SEÑALES:

Es un fingidor nato y trata de hacerte quedar mal a la menor ocasión. O, simplemente, te ignora:

🗣  “Vaya, se me olvidó copiarte en el email”

🗣  “¿No te incluí en la convocatoria? Perdona, ¡qué cabeza la mía!”

Se olvida de lo que quiere y se inventa una realidad paralela. La duda con él siempre es la misma: ¿se cree sus propias historias?

Traidor

El Criticón. 

Vive el éxito de los demás como un fracaso propio. Por eso no dudará en menoscabar todo lo que consigas con todo tipo de críticas maliciosas. ¡Mantén la calma! Recuerda: fíate del traidor.

⚠️ SEÑALES:

Necesita quedar por encima de los demás, así que frenará tus aspiraciones como sea.

🗣  “Ese premio se lo dan a todos”

🗣  “Esa idea ya la propuse yo y no funciona”

El Ladrón.

Se hace dueño de las ideas o proyectos de los demás, cuando normalmente ni son idea suya ni han movido un dedo para conseguirlas. Bueno sí, un dedo sí lo han movido: para robarlas y hacerlas pasar por propias.

⚠️ SEÑALES:

Es un gran cotilla, siempre está pendiente de todo lo que pasa a su alrededor. No es difícil pillarle espiando conversaciones ajenas.

🗣  “Eso es lo que propuse yo el otro día”

🗣  “Ya lo vengo yo diciendo hace tiempo” 

El Mártir.

Se victimiza todo el tiempo, quejándose de todo y de todos. Eso sí: él es perfecto y nunca se equivoca.

⚠️ SEÑALES:

Llega el primero, se va el último, y parece que es el único que se sacrifica por el bien común. Pero tú y yo sabemos que nada más lejos de la realidad:

🗣  “¡Qué suerte que tuviste el fin de semana libre! Yo estuve trabajando todo el sábado y el domingo”

🗣  “Menos mal que estaba yo aquí, que si no…”

Llega el primero, se va el último, y parece que es el único que se sacrifica por el bien común.

Traidor

El Súper.

Se cree el jefe, pero obviamente no lo es. Bueno sí, pero solo en su cabeza. Es un entrometido que trata de fiscalizar y de juzgarlo todo.

⚠️ SEÑALES:

Está pendiente de lo que hacen todos: cuando entran, cuando salen, con quién van, por qué…

🗣  “Te llamé y no estabas en tu oficina, ¿por dónde andas?”

🗣  “¿Qué pasa que te vas tan temprano”

El Judas.

Ante cualquier problema o contratiempo niega toda responsabilidad. Eso sí, lo hace salvando su culete, no vaya a ser que le caiga a él el marrón.

⚠️ SEÑALES:

Si hace falta culpabiliza a otros de lo ocurrido, como si él no hubiese tenido nada que ver. Porque si él hubiese estado al mando, esas cosas no pasarían, ya lo sabes:

🗣  “Eso ocurrió antes de que yo llegara”

🗣  “A mi nadie me avisó”

El Piloto.

No tiene ningún reparo en hacer las trampas que sean necesarias para llegar el primero en la carrera.

⚠️ SEÑALES:

Ignora conscientemente las normas, se las salta a la torera, porque para él lo que cuenta es el resultado. Y no concibe que ese resultado no sea que él queda en primer lugar:

🗣  “Pues yo he metido todo en el CRM: visitas, llamadas, todo”

🗣  “Tuve que coger prestado tu trabajo: entiéndelo, era un caso de fuerza mayor”

Ante cualquier problema o contratiempo niega toda responsabilidad. Eso sí, lo hace salvando su culete, no vaya a ser que le caiga a él el marrón.

Traidor

El Salvador.

Está obsesionado con saberlo todo y se mete en todos los proyectos, sin excepción, sean estos de su competencia o no.

⚠️ SEÑALES:

Necesita ser el que salve las situaciones, cuando normalmente él es el que crea dichas situaciones:

🗣  “Cópiame en el email para estar al tanto”

🗣  “Voy a citar a todos a una reunión para ver qué está pasando”

El Pelota.

Te dora tanto la píldora, que después de estar a su lado un rato acabas creyéndote Superman. Pero, lo que no te dice, es que mientras tú estás sobrevolando Metrópolis, él se está posicionando para quedar por encima de ti. Y claro, para dejarte quedar mal.

⚠️ SEÑALES:

Hasta los jefes lo adoran. ¿Cómo no hacerlo si se pasa el día diciéndoles sólo lo que quieren oír?:

🗣  “El jefe ya me lo había contado a mi, en confianza, el otro día”

🗣  “Tú siempre tan divertido. El jefe y yo nos partimos con tus ocurrencias”

El Parásito.

No da palo al agua, pero se las arregla para que nadie se dé cuenta. ¿Dónde está el secreto? Es más, los hay que consiguen que otros hagan lo que a ellos les corresponde.

⚠️ SEÑALES:

Son tan buenos asignando tareas que todo lo delegan y a ellos les queda… Nada.

🗣  “Voy a confiar en ti para que hagas este trabajo tan importante”

🗣  “Este proyecto que te voy a dar será clave para tu formación”

Fíate del traidor: no puede evitar traicionar, y lo hará cada vez que le des la oportunidad.

Traidor

Son muchos, lo sé. Espero que esto no te haga pensar que estás rodeado de traidores 😂

Pero como dije anteriormente, detectar a tiempo un Judas en potencia, es parte del plan para ganarle la partida ¿no crees?

En cualquier caso, la conclusión es la misma para todos los perfiles, y es que no cambian. Son así y así se van a quedar. Por eso, fíate del traidor: no puede evitar traicionar, y lo hará cada vez que le des la oportunidad.

El que sí puede cambiar eres tú, y hay muchas cosas que puedes hacer. Puedes alejarte, enfrentarlo, exponerlo ante los demás. Y si, también defenderte.

¿Cómo? Aquí van algunos consejos para que puedas protegerte ante el posible ataque de un traidor:

    1. Lleva un registro y documenta todo lo que ocurre: céntrate en los hechos, no en los rumores.
    2. Construye relaciones positivas con todos los que te rodean: así todos te defenderán llegado el caso.
    3. Confía tus sospechas a una persona de tu confianza: en caso de necesitarlo, podría servirte de testigo
    4. No trates de vengarte: el ojo por ojo solo llevará a que todos os quedéis ciegos.
    5. No permitas que interfiera en tu trabajo: evita su ayuda para que no pueda manipularlo.
    6. Pacta con la adversidad: esta frase la usaba mucho una persona muy importante para mi. Tal vez por eso creo en ella de corazón. Si la vida te da limones, haz limonada.
    7. Sé amable: sí, sé que este punto es difícil. Pero si ante alguien traicionero tú te muestras amable y positivo puedes, tal vez, conseguir darle la vuelta a la situación y que deje de verte como una amenaza sino más bien como un posible aliado.

Como conclusión, para mí, lo mejor que puedes hacer si tienes cerca un traidor es hacer bien tu trabajo. Sé bueno en lo que haces y haz saber a los demás que eres bueno en lo que haces. Si lo consigues nada ni nadie podrá hacerte caer. Depende de ti.

Fíate del traidor, y si crees que necesitas ayuda para conseguirlo: aquí estoy, como siempre, a tu disposición.

Sé bueno en lo que haces y haz saber a los demás que eres bueno en lo que haces. Si lo consigues nada ni nadie podrá hacerte caer.

Dejar un comentario

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *